Asistencia y Protección Consular

La protección consular es toda acción ejercida por el Estado por sí o a través de sus agentes consulares, y tiene como propósito proteger en el Estado receptor los intereses del Estado acreditante y de sus nacionales, dentro de los límites admitidos por el Derecho Internacional.

Son beneficiarios de esta protección las personas que tienen la nacionalidad uruguaya y aquellas personas que obtengan la ciudadanía uruguaya.

El Mercado Común del Sur (MERCOSUR) estableció un mecanismo de asistencia y protección consular recíproca, por el cual los ciudadanos que residan en ciudades donde su propio país no tiene misión consular, podrán recibir asistencia y protección a través de los agentes consulares de los restantes países que conforman el MERCOSUR: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Cuando un ciudadano uruguayo es arrestado, detenido o se encuentra bajo cualquier otra forma de privación de la libertad, puede exigir que se le permita ponerse en comunicación con la Oficina Consular del Uruguay que se encuentre en la jurisdicción.

El Consulado del Uruguay no toma conocimiento de arrestos a través de las autoridades brasileñas, salvo que el ciudadano uruguayo así lo solicite. Por ello, se insta a familiares y/o amigos de la persona que se encuentra en esta situación, a comunicarlo al Consulado a través de los teléfonos: (61) 3322-1200 o a través del correo electrónico: urubras@emburuguai.org.br
El Agente consular podrá intervenir en estas circunstancias, para asegurar que el caso del ciudadano detenido tenga  todas las garantías del debido proceso legal, en lo que respecta a:
·  Tener designado un defensor de oficio, si no cuenta con los recursos necesarios para contratar un profesional que lo defienda;
·  Que se le proporcione servicios médicos de ser requeridos;
·  Entablar comunicaciones telefónicas ya sea con sus familiares o el Consulado.

¿QUÉ PUEDE HACER UN CÓNSUL POR USTED?

– Permitir la utilización de la dirección postal de la oficina consular para la recepción de correspondencia privada.
– Orientarlo en materia de asistencia jurídica, médica, notarial, etc.
– Asistir a personas accidentadas.
– Otorgar pasaportes.
– Informar a parientes o personas allegadas sobre accidentes o fallecimientos, catástrofes y brindarles asesoramiento.
– Interesarse por los connacionales detenidos o en prisión y bajo ciertas circunstancias, transmitir mensajes a parientes.
– Asegurar la defensa en juicio de los ciudadanos.
– Solicitar el paradero de personas a las autoridades locales.
– Expedir permisos de viaje a menores con el consentimiento de ley de los titulares de la patria potestad.
– Atender los intereses de los connacionales en cuestiones de sucesión por causa de muerte.
– Procurar comunicarse con familiares o allegados para informarles de su situación y necesidades.
– Velar por los intereses de menores o incapaces, particularmente en lo referido a la institución de la tutela o curatela.
– Autorizar todos los actos que pueden efectuar los Escribanos públicos, especialmente legalizaciones.

¿QUÉ NO PUEDE HACER UN CÓNSUL POR USTED?

  • Ser parte en procesos judiciales u obtener su eximición de prisión.
  • Proporcionar asesoramiento legal o impulsar procesos judiciales en su nombre.
  • Procurarle un tratamiento diferenciado del que se brinda a los nacionales del país en hospitales o prisiones.
  • Realizar tareas que correspondan a agencias de viajes, aerolíneas, bancos, etc.
  • Proporcionarle pasajes o medios para regresar a la República o continuar viaje a otro punto, excepto en circunstancias muy especiales de repatriación.
  • Proporcionarle dinero o hacerse cargo del pago de sus cuentas (facturas hoteleras, legales, médicas o de cualquier otro tipo).

Gestionarle alojamiento, residencia, trabajo o permiso de trabajo como asimismo no puede constituirse en su garante o fiador.